Querer ser líquido

Proyecto desarrollado desde 2019.
Serie de láminas de Plastilina sobre papel en diferentes formatos.

 

Para hablar de liquidez, hay que dejar de lado el uso económico del término, para centrarse en “lo líquido” como adjetivo para definir a la sociedades actua’em y futuras que acuño Zygmunt Bauman con la Modernidad Líquida.

 La generación que creció viendo el anuncio de “Be water, my friend” se enfrenta ahora a esa fluidez y se encuentra que no siempre el agua golpea en la dirección deseada, pues la liquidez está llegando a sus límites lega’em, físicos y ’til saludab’em para nuestra mente.

La serie explora esta dualidad con la plastilina, un elemento maleable que, visualmente, genera la ansiada liquidez, a través de la presión ejercida sobre el material, en un intento imposible por que deje de ser denso, estable y compacto. Esta contradicción, la de la imagen resultante y la de la verdadera naturaleza del material sintetiza bien lo que está ocurriendo en estas sociedades supuestamente líquidas.

El resultado son unos paisajes abstractos llenos de colores brillantes que nos evoca el plastico derretido o el agua poligromada de los ríos indios resultado de la indrustia textil. Los títulos de las obras son frases o palabras tomadas de “Modernidad líquida” y “Arte líquido” de Zygmunt Bauman.

Seducción y señuelos.
Plastilina sobre papel
100 x 70

Culto a la satisfacción inmediata.
Plastilina sobre papel
100 x 70

La casa.
Plastilina sobre papel
100 x 70

Estéril y peligroso.
Plastilina sobre papel
100 x 70

Economía del exceso y los desechos.
Plastilina sobre papel
100 x 70